*

Valores

  • UF
  • UTM
  • US$
  • Euro
mega

BlogsLa Pauta Deportiva

Reflexiones para una derrota

Lunes, 18 de Julio 2011 por Rodrigo Herrera

(Comparto con ustedes un resumen de mis twiteos post partido. Los ordené, mas no los edité. Ahora los vuelvo a compartir. Ridrigo Herera.)



No es mi amigo y ni siquiera me cae tan bien, pero hay que desmitificar algo: Claudio Borghi sí trabaja. Trabaja mucho, con orden y exigencia. Además,  tiene un equipo de excelentes profesionales. Hernán Torres es infinitamente mejor PF que Bonini, por paliza.

 

 

El Bichi, eso si, tiene que asumir algunos errores.

 


Debe ser más flexible en su esquema: No hay que ser talibán con eso de la línea de tres, sobre todo cuando no tenemos un stopper zurdo especialista para jugar por la izquierda. Esa fue una de las razones por las que fracasó en Boca y  un hombre inteligente aprende se sus caídas.

 

 

Borghi debe salir a buscar o inventar un jugador en ese puesto, tal como lo hacía Sulantay.  Encontrar, además, alternativas a Suazo y, si no existen, probar con otras formas de ataque.

 


Del método, una cosa le critico a Bichi: piensa mucho como futbolista y su rol es otro. A veces no se puede quedar bien con todos los jugadores, hay que tomar decisiones dolorosas por bien del equipo, pero a él no le gusta hacer lo que no le gustaba que le hicieran. Y ése es un grave error.

 


Es urgente volver a trabajar con sparrings, son una fuente inagotable de recambios, aunque sea temporales.

 


Estamos en una era donde las capacidades físicas de los atletas tienden a igualarse. Nunca la potencia suplirá el genio de tipos como Valdivia, pero muchas veces con despliegue físico se pueden limitar las posibilidades de los talentosos. Ergo, tan importante como los buenos jugadores es la estrategia y la estrategia es pensar y trabajar mas y mejor en todos los escenarios que se pueden dar en 90 minutos.

 

 

Tal como la vida, un partido es un cúmulo de circunstancias donde el azar juega un papel menos importante de lo que uno piensa.

 


Por último, y lo más difícil, hay que aprender a entrenar el temple. No sé cómo, pero hay que hacerlo. Chile tiene jugadores con la misma mentalidad ganadora de Uruguay, con la diferencia que ellos traducen esa convicción en actitud y no ansiedad.

 


Me encantó lo que dijo Diego Lugano (defensor uruguayo) luego de la victoria sobre Argentina: "La sangre tira, forma y define". !Que lindo¡ Y tiene toda la razón... ¿Que tiene la sangre de ellos que no tenga la chilena? Nuestra escencia, nuestra raíz, nuestros orígenes son aún mas guerreros que los de los charruas, el problema es que no nos sentimos orgullosos de ellos.

 

 

En fin, hay buena base y varios años para ganar con esta generación. Ojalá jugadores y cuerpo técnico tengan la humildad de escuchar y aprender de este golpe.  Buenas noches, la vida sigue, la pena pasa, pero no quiero seguir sumando coberturas de torneos con este final. Alguna vez quiero que La Roja gane algo.

 

Articulo Anterior

"Ante México, Chile dió una muestra de carácter"