Ahora es Noticia

Ingresa alguna palabra y presiona "Enter"

cerrar x
Tamaño del texto
Política

A un año de su partida: Los hitos del gobierno de Patricio Aylwin Azócar

Su relación con Pinochet, gobernar junto a sus oponentes y la necesidad de reflotar el sentimiento de justicia en Chile fueron algunos de los desafíos del Presidente que murió en 2016.

19 de Abril de 2017 17:11

El 19 de abril de 2016, a los 97 años de edad murió Patricio Aylwin Azócar, ex Presidente de Chile y rostro emblema del regreso a la democracia. Símbolo de la unidad forjada entre los partidos que formaron la Concertación y que terminaron con los cerca de 17 años de dictadura de Augusto Pinochet en Chile. 

Sin embargo, su camino para convertirse en el candidato de la Democracia Cristiana (DC) no estuvo exento de polémicas, pues el 27 de noviembre de 1988, tras resultar ganador de las primarias internas contra Gabriel Valdés y Eduardo Frei Ruiz-Tagle, los seguidores de estos últimos denunciaron que operadores de Aylwin, orquestados por Belisario Velasco, manipularon y falsificaron miles de votos: El famoso “Carmengate”.

Una vez asumido el cargo, Aylwin comenzaba el camino de la transición política en medio de un complejo panorama que incluía inquietudes tanto en el mundo militar como en la oposición, y presiones desde sectores de la sociedad y la Concertación.

“Nosotros derrotamos a Pinochet dentro de su propio marco institucional, sin alterar demasiado ni comprometer lo que podemos llamar una coexistencia pacífica entre los chilenos”, señala el propio Aylwin en el libro “Transiciones democráticas: conversaciones con líderes mundiales”, realizado por el ex ministro de Educación Sergio Bitar y el académico Abraham Lowenthal.

GOBERNAR CON LA IZQUIERDA

Gobernar con los partidos políticos de izquierda era sin dudas un desafío, ya que hasta hace poco los ideales los separaban e, incluso, la DC era acusada de haber apoyado y promovido el golpe de Estado, “sin embargo, la dictadura fue tan dura que terminamos encontrando terreno común para defender valores fundamentales, empezando por la defensa de los derechos humanos”, argumenta Aylwin.

“JUSTICIA EN LA MEDIDA DE LO POSIBLE”

Dentro de las primeras disposiciones adoptadas por Aylwin tras asumir la presidencia está la creación de la Comisión de Verdad y Reconciliación, que tenía como objetivo investigar los crímenes perpetrados por las Fuerzas Armadas durante los años de dictadura.

El 4 de enero de 1991, el ex mandatario dio a conocer a la población los resultados del informe Rettig, elaborado por la comisión, cita en la que pidió perdón al país y anunció que se haría “justicia en la medida de lo posible”.

“Tuve que ser tan cándido como prudente, por eso usé esa frase -por la que he sido muy criticado- reflejando un grado de prudencia, porque si la justicia iba a ser total, eso significaba llevar a tribunales a Pinochet y toda su gente, iba a desatar una guerra civil”, señala el ex presidente.

 

RELACIÓN CON PINOCHET: BOINAZO Y EJERCICIO DE ENLACE

Mi relación con Pinochet fue complicada, pero al final se terminó por someter a un marco institucional que no le gustaba; lo respetó porque él lo había creado. Sin embargo, quiso evitar muchas cosas”, apunta el DC.

En efecto, una investigación respecto a unos cheques emitidos desde el Ejército hacia el hijo del general, Augusto Pinochet Hiriart, por unos US$3 millones, los famosos “Pinocheques” detonó que en diciembre de 1990, el comandante en jefe del Ejército convocara a un acuartelamiento de las tropas como medida de presión para que no se iniciaran acciones legales. Posteriormente, Pinochet declaró que sólo se trató de un “ejercicio de aislamiento y enlace”.

Luego, en 1993, ante una inminente reapertura del caso, Pinochet se reunió con un grupo de comandos armados y vestidos de combate a unos 200 metros de la Moneda, acto de presión conocido como el “Boinazo”.

CRECIMIENTO CON EQUIDAD

Durante el gobierno de Aylwin, la economía chilena creció a un 7% anual gracias a una serie de medidas instauradas por su administración y otras iniciadas durante la dictadura, las cuales estaban orientadas a la solidificación del libre mercado, reduciendo la inflación a la mitad, disminuyendo el desempleo y logrando que un millón de chilenos salieran de la pobreza.

Plan económico que el gobierno denominó “crecimiento con equidad” y que se podría calificar como exitoso, “no obstante, siempre hay aspiraciones que no pudimos satisfacer porque teníamos un sistema político con senadores designados por Pinochet que nos forzaban a hacer concesiones”, comenta.

POLÍTICA DE CONSENSOS

Dado su carácter de gobierno de transición, Aylwin se concentró en la búsqueda de acuerdos con la oposición para conseguir, gradualmente, los cambios que se deseaban para el país en su vuelta a la democracia. “Después de periodos de mucha división, una recomendación general sería poner énfasis en buscar dónde hay más unidad que división. Así es posible llegar a acuerdos”.

“En ese sentido, la administración de la Concertación, comenzando con la mía, logró un mayor grado de convergencia entre el gobierno y la oposición, y entre los distintos sectores políticos, que lo que había ocurrido en las décadas previas”, subraya.

“Muchos años han pasado y muchos han olvidado muchas cosas, pero tengo que decir que no me quedo con preguntas como: “¿Lo hice bien? ¿Lo hice mal?”. No, yo creo que hice lo que tenía que hacer y, por suerte, salió bien, pero también pudo haber sido un fracaso”, finaliza el ex presidente.

Cargando...